En Chile renacerá una iglesia distinta, dice la sociedad laica de Osorno

12 junio, 2018
Organización de Laicos y Laicas de Osorno
Organización de Laicos y Laicas de Osorno

La Organización de Laicos y Laicas de Osorno (sur de Chile) aplaudió la decisión del papa Francisco de aceptar las renuncias presentadas por tres de los obispos de ese país más salpicados por los casos de abusos a menores. “Después del sufrimiento y el dolor renacerá una iglesia distinta”, dijo Mario Vargas, vocero de la sociedad osornina.

El Vaticano comunicó que el papa aceptó la renuncia y por tanto quedarán sin algún cargo el obispo de Osorno, Juan Barros; de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar, y de Puerto Montt, Cristián Caro Cordero.

El pasado mayo, el papa Francisco mandó llamar a 34 obispos chilenos al Vaticano y estos presentaron sus renuncias en bloque tras reconocer que habían cometido “graves errores y omisiones”, y ahora el pontífice ha aceptado tres de ellas.

Sobre todo la de Barros, al que el mismo pontífice argentino había otorgado la diócesis de Osorno a pesar de las protestas de los fieles y cuya renuncia rechazó hasta en dos ocasiones.

“Durante tres años nos hemos manifestado abiertamente en una protesta pacífica por una situación moral inaceptable… Había un encubrimiento  y Osorno se levantó frente al a jerarquía de la iglesia chilena”, remarcó el vocero Vargas.

El pasado enero, el papa Francisco viajó a Chile y en su periplo defendió al obispo Barros, considerado uno de los encubridores del cura Fernando Karadima, condenado en 2011 por la Justicia canónica por violaciones y abusos sexuales a menores y las ramificaciones del caso.

“La organización laica protestó contra la manifestaciones del papa, quien dijo que éramos manejamos políticamente, nos trató de tontos y zurdos”, rememoró Vargas.

Pero tras su regreso al Vaticano, Francisco ordenó una investigación para escuchar el testimonio de las víctimas y conocer lo ocurrido.

Tras la investigación, Francisco declaró que había sido mal informado, pidió perdón a las víctimas y recibió a alguna de ellas en el Vaticano.

“Fuimos a Santiago para dar a conocer los datos y eso provocó el cambio de escenario para que el Papa Francisco haya decidido históricamente llamar a todo el episcopado en la ciudad de Roma. La situación de Karadima involucra prácticamente a todo el episcopado chileno”, declaró Vargas.

“Después del sufrimiento y el dolor renacerá una iglesia distinta, esto tiene que limpiarse todo, los delincuentes tienen que ir a la cárcel. Hemos dado ejemplo de una lucha digna sin violencia y eso ha repercutido a nivel mundial”, agregó el laico.

Este ejemplo de lucha debe servir para no  aceptar más encubrimientos ni abusos, concluyó.

 

 

/ Con información de EFE

Temas relacionados

Comentarios