Aumentan consultas por problemas respiratorios

4 junio, 2018
MSPYBS

Con el ingreso del frente frío, las consultas por enfermedades respiratorias experimentaron un significativo crecimiento en la última semana.

La responsable de Vigilancia de la Salud de esta cartera, Dra. Águeda Cabello, anunció que la enfermedad tipo influenza (ETI) a nivel nacional ha presentado un aumento del 10%, posicionándose de esta manera en la franja de alerta del corredor endémico.

Precisó que hasta el momento en el país se registra un total de 214.606 consultas por ETI.

Cabello expuso que solo en los centros centinelas se verificaron 1.593 pacientes hospitalizados por infecciones respiratorias agudas graves (IRAG). De esto, el 13% requirió terapia intensiva. Según informó suman 8 los fallecidos asociados a virus respiratorios: 3 por Influenza B, 3 por virus sincicial y 2 por Adenovirus.

Aseguró que hasta el momento son cuatro los virus respiratorios circulantes en territorio nacional: el sincicial respiratorio, metapneumovirus,  adenovirus e influenza A H3.

La cartera sanitaria recuerda las siguientes medidas diarias, que impactan de manera eficaz en la prevención de las mismas:

Laváte las manos frecuentemente: Te ayudará a protegerte contra los gérmenes. El uso de alcohol gel es una alternativa al lavado con agua y jabón en caso que éste último no sea posible.

Evitá el contacto directo con personas enfermas, y si estás enfermo, mantené la distancia con otras personas para evitar que también se enfermen.

Guardá reposo en tu hogar cuando estés enfermo: Esto ayudará a evitar la dispersión de la enfermedad.

Cubríte la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar: Esto evitará que los gérmenes expulsados puedan afectar a los que se encuentren cerca tuyo.

Evitá tocarte los ojos, la boca, la nariz: Los gérmenes pueden diseminarse cuando una persona toca algo que está contaminado con ellos y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

Mantené hábitos saludables: Un buen estado de higiene bucal y personal, dormir bien, mantenerse activo físicamente, en lo posible controlar el estrés, beber mucho líquido y comer alimentos nutritivos son hábitos que mejoran el estado de salud. Evitá además cambios bruscos de temperatura y corregí factores ambientales como la contaminación del aire interior (por ejemplo, no fumando al interior de la casa) y fomentando una higiene correcta en los hogares.

Evitá el intercambio de saliva: Utilizá utensilios personales para evitar el intercambio de saliva a través de vasos, bombillas de tereré, chupetes, mamaderas, juguetes u otros utensilios que se lleven a la boca.

Desinfectá sitios comunes: Es importante prestar atención a la desinfección frecuente de superficies de “alto nivel de contacto”, como picaportes y equipos comunes, auriculares de teléfono, mouse de computadoras, con hipoclorito de sodio (Lavandina).

Vacunáte: Si te encontrás en uno de los grupos objetivos de la vacunación contra influenza, apenas esté disponible la dosis, recurrí al vacunatorio más cercano a tu domicilio y aplicáte la dosis. Las vacunas contra la influenza hacen que el sistema inmune desarrolle anticuerpos aproximadamente dos semanas después de la vacunación, brindando así protección contra la infección con los virus incluidos en la misma. Controlá el carnet de vacunación de tu hijo para verificar que se encuentre con los esquemas completos.

Medicación: Utilizá medicamentos únicamente prescriptos por tu médico.

NO TE AUTOMEDIQUES.

Temas relacionados

Comentarios