Va con Onda
Play Radio
Va con Onda

de 07:00 a 09:30 Hs.

Ya Viene
El que avisa no traiciona

de 09:30 a 11:30 Hs.

kusã, la alteración que impide a los bebés amamantar correctamente

5 agosto, 2022

Compartir:
Asesora en lactancia materna explica de qué se trata el kusã y cuáles son sus consecuencias.

 

El frenillo lingual corto, conocido popularmente como kusã, es una alteración que impide a los bebés amamantar correctamente, haciendo que pasen más tiempo prendido al seno pero sin ganar peso como se espera.

"Como la lengua es el motor de extracción, si tiene cierta debilidad, o está trancadito o está atado... No es que la lengua sea corta, sino que tiene una restricción propia por el frenillo, que es normal que exista pero hay veces que los bebés nacen con este frenillo muy cortito", explicó María de los Ángeles Acosta, asesora en lactancia materna.

"Si ese motorcito no está funcionando al 100 %, la lactancia es la primera que nos da esas señales", agregó.

El kusã puede afectar incluso el paladar, la respiración y hasta la pronunciación de las palabras. Sin embargo, son pocos los profesionales capacitados para intervenir en estos casos.

"No todos los profesionales tienen competencia para evaluar un frenillo y para tomar la decisión de encaminar para el procedimiento. No es una cirugía pero es un procedimiento que requiere mano, requiere experiencia, porque es un bebé", señaló.

Señales de una lactancia irregular

La principal señal son las grietas en el pezón, según explicó la Ángeles Acosta. "Primero, las grietas en pezón. Tienen características muy específicas, depende de cómo estén ubicadas sabemos si tiene que ver o no con el paladar. La grieta es un llamado de atención", dijo.

"El segundo punto sería la congestión mamaria excesiva: la mamá produce leche pero el bebé no puede transferir", continuó.

"Lo tercero, es la tomas eternas. No es verdad que el bebé tiene que estar colgado 24 horas al tití. Esa toma eterna no debe ser considerada como lo normal", añadió.

La asesora sostuvo que la lactancia no debe doler. "La lactancia no debe doler, si duele es porque hay una situación a corregir o mejorar", señaló.

Asimismo, expuso que evaluar la boca del bebé es parte del trabajo de un profesional de lactancia. Si no, "el trabajo no está completamente realizado".