Pese a tener penas altas contra las drogas, la problemática no disminuye en el país, cuestionan

21 septiembre, 2022

Compartir:
Criminólogo expuso que insistir en la represión y no en la prevención en el marco de la lucha contra las drogas no está dando resultados. Sostuvo que aumentar la población en las cárceles solo fortalece a grupos criminales.

 

Juan Martens, especialista en criminología, se refirió al discurso del presidente colombiano Gustavo Petro que proclamó el martes ante la Asamblea General de Naciones Unidas. El mandatario exigió "acabar con la irracional guerra contra las drogas", alentada por Estados Unidos.

Al respecto. el criminólogo señaló que Paraguay tiene una inversión sostenida de lucha contra las drogas y que las penas relacionadas a las sustancias ilícitas son de las más altas. Sin embargo, indicó que "no paró de crecer el cultivo de marihuana" y "nos hemos convertido en el principal centro de recepción y distribución mundial de cocaína".

"No paró de crecer el cultivo de marihuana, hay familias que viven en torno al cultivo de la marihuana, la economía ilícita de la marihuana mantiene a municipios. Por otro lado, nos hemos convertido en el principal centro de recepción, distribución mundial de cocaína. Hay algo que no está funcionando. No podemos desconocer que no se logran los resultados previstos en la norma. Una cosa es la norma y otra cosa la acción. Y ahí podemos preguntar si es corrupción nomás o es que realmente el enfoque que le estamos dando es lo que no permite avanzar en la disminución", cuestionó.

Martens sostuvo que el país necesita reforzar sus sistemas de prevención antes que insistir en la represión. "La corrupción está institucionalizada y es una fuente de negocios esta prohibición también. Pero lastimosamente esta mirada punitivista no nos permite ver otras aristas y otros mecanismos de abordaje que nos permitan realmente solucionar el problema de fondo", manifestó.

Afirmó que si se aplican otras formas de abordar el problema de las drogas, el efecto social será mucho más provechoso. Habló de enfocar el microtráfico desde la arista de salud pública.

"Si hoy decimos 'vamos a tener un enfoque más de salud pública con relación al microtráfico' casi la mitad de las cárceles vamos a descongestionar. El efecto social tal vez va a ser mucho más provechoso que lo que hoy estamos produciendo. Y al descongestionar cárceles estamos sacando gente que probablemente se vaya a unir al PCC o al Clan Rotela. Desafiémonos a mirar integralmente, con distintas perspectivas y según qué tipo de sustancia sea afinemos nuestra forma de intervención, de represión o de prevención", instó.

Dijo que aumentar el número de reclusos en las cárceles fortalece a la organización criminal Primer Comando Capital (PCC).

"El problema que el PCC se fortalezca es un problema para la región, no solo de Paraguay, y que sigamos ingresando gente al sistema penitenciario de una manera tan absurda es un fortalecimiento al PCC, y no lo digo yo, lo dice la Corte Suprema en la oficina técnica penal, hay una acordada que sacó la Corte diciendo 'señores jueces, no metan más' y la Corte es aliada del Gobierno de Estados Unidos", señaló.

"Para mí hay una cuestión de miedos, una cuestión antropológica de jueces y fiscales que quieren ser punitivistas pero sin ninguna razón y ni siquiera miran el resultado, no se dan el tiempo de pensar, repiten acríticamente ciertos dogmas que no llevan a solucionar el problema de fondo con relación al consumo", añadió.