¿Comés basura o alimentos?

19 julio, 2019

El Congreso tiene un Frente Parlamentario Contra el Hambre que trabaja en mejorar las condiciones nutricionales en los alimentos de todo el país. De allí por ejemplo surgió el proyecto de cantinas de colegios saludables y también se trabaja en eliminar aquellas comidas chatarras con altas calorías tanto en instituciones públicas y privadas.

Entre estos proyectos se encuentra uno de etiquetado frontal en donde la etiqueta del alimento ya no quedará más al costado, sino que en la fachada del producto.

Un ejemplo a homologar es Chile. El doctor y senador de ese país, Guido Girardi, así como la médica pediatra Lorena Rodríguez, especialista en políticas públicas sobre alimentación en Chile, hablaron sobre el tema.

El primer problema con el que vivimos actualmente es que al tener el etiquetado de un producto, el consumidor no lo entiende, por lo que por mecanismos o con sellos de aprobación se busca que estos alimentos garanticen calidad.

Aunque hay otra arista. Gran parte de las empresas escriben datos falsos en la etiqueta. "A partir de ese momento no existe el libre mercado porque hay una imposición tramposa", expresó el legislador chileno.

Por medio de la legislación se pretende regular además la publicidad engañosa que engloba otros tipos de factores.

"Al comprar un producto, generalemente el consumidor ve solo el precio, la fecha de vencimiento y se retira. Con esta norma la gente puede elegir con mejor información", dijo Rodríguez.

Por su parte, el senador chileno indicó que tras años de luchas con la presión de grandes firmas para implementar esta ley, hoy en día las personas apuntan a consumir alimentos y no basura, por lo que es sumamente rentable a las empresas apostar por esta reforma alimentaria al ofrecer productos con calidad nutritiva.

Temas relacionados

Comentarios