Brasil recibirá a representantes paraguayos para hablar sobre Itaipú

31 julio, 2019
ITAIPÚ renegociación tratado energía

En la reunión entre representantes de las cancillerías de los dos países, que se realizará mañana, el gobierno brasileño exigirá el cumplimiento del acuerdo.

El gobierno brasileño aceptará la solicitud de los paraguayos para discutir sobre Itaipú. La reunión se realizará en Brasilia, probablemente mañana, con representantes de la cancillería de los dos países, incluido el vicecanciller paraguayo, Antonio Riva Palacios.

La decisión fue tomada ayer por la mañana por el presidente Jair Bolsonaro, quien dio la bienvenida a los ministros de Relaciones Exteriores Ernesto Araújo de Minas y Energía, Bento Albuquerque, y al director general de la fábrica, el general Silva y Luna, según el Broadcast.

Si bien acordó celebrar la reunión, el gobierno brasileño exigirá el cumplimiento de las negociaciones con Paraguay sobre la contratación de energía de la central hidroeléctrica de Itaipú.

Firmado el 24 de mayo por miembros de los ministerios de relaciones exteriores de ambos países, las actas apuntan, según el gobierno brasileño, a resolver el desequilibrio practicado durante años por el lado paraguayo, que ha aprovechado el excedente de energía más barato para atraer industrias y inversiones Hace dos meses, Brasil había estado esperando que Paraguay regulara la propuesta y, debido a la delicadeza del tema, trató el asunto con reservas.

La parte brasileña negoció en las actas un reequilibrio gradual, que se cumplirá en 2022, para evitar un arancel en las cuentas paraguayas. Según la propuesta acordada entre los dos países, Paraguay se comprometería a adquirir este año un poder un 9.6% más alto que 2019, y un nivel 12% más alto en los años 202, 2021 y 2022.

El Tratado de Itaipú representa un subsidio para la energía paraguaya que pagan los consumidores brasileños, dice el presidente de la Asociación Brasileña de Grandes Consumidores (Abrace), Paulo Pedrosa. “Es como si el proyecto de ley ligero de los brasileños tuviera una 'carga de política exterior'. Hay un subsidio que pagamos a Paraguay y eso hay que decirlo ”, dijo Pedrosa a Broadcast.

Para Pedrosa, esta situación genera una paradoja, en la que Brasil pierde inversiones precisamente porque tiene una tarifa costosa. "En un momento en que Brasil no crece y la industria no invierte, Paraguay crece un 6% por año, incluso con inversiones de empresarios brasileños que emigran al país vecino para aprovechar la energía barata", agregó.

Para Pedrosa, esta situación genera una paradoja, en la que Brasil pierde inversiones precisamente porque tiene una tarifa costosa. "En un momento en que Brasil no crece y la industria no invierte, Paraguay crece un 6% por año, incluso con inversiones de empresarios brasileños que emigran al país vecino para aprovechar la energía barata", agregó.

En 2018, los paraguayos pagaron, en promedio, $ 24 por megavatio hora (MWh), mientras que los brasileños gastaron $ 38 por MWh en promedio, considerando la energía más costosa y adicional o mucho más barato porque excluye el costo del financiamiento de la planta. Eso significó $ 1.6 mil millones más para la cuenta del consumidor brasileño el año pasado.

Pedrosa, quien hoy representa a la industria electrointensiva, fue secretario ejecutivo del Ministerio de Minas y Energía durante la administración de Michel Temer. Hasta mayo de este año, también fue miembro de la Junta Directiva de Itaipú.

Según Pedrosa, el hecho de que Brasil pague proporcionalmente más que Paraguay por las mismas acciones de financiamiento de energía que no tienen nada que ver con el servicio de energía en el lado paraguayo, como la construcción de un vecindario y la reforma del mercado municipal en la capital Asunción, A 300 kilómetros de Ciudad del Este.

Como el 85% de la energía se destina a Brasil, son los consumidores brasileños quienes, en la práctica, pagan estas políticas. También se afirma que los ingresos de la planta provienen de políticas que van desde becas hasta la implementación de Internet de banda ancha en el país.

Para Pedrosa, dado este escenario, Brasil debe prepararse para negociar, para 2023, los términos del Anexo C, que establece las cláusulas financieras del Tratado de Itaipú. Las últimas negociaciones fueron favorables para Paraguay, evalúa el ejecutivo.

En 2007, Paraguay obtuvo, mediante un acuerdo de compromiso, una preferencia por el consumo de energía adicional, que cuesta US $ 6 por megavatio hora (MWh), mucho menos que los US $ 43,80 de energía asociada con la energía de Itaipú. (monto que incluye la porción de amortización del financiamiento de la construcción de la planta). Es esta energía, que debería compartirse con Brasil, la que atrajo inversiones industriales al país y garantizó un alto crecimiento económico.

En 2009, Paraguay logró triplicar el monto pagado a Paraguay por la disposición de energía que no consume y vende a Brasil. El acuerdo fue firmado por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y cumplió una promesa de campaña del ex presidente Fernando Lugo. Inicialmente, el costo fue pagado por el Tesoro Nacional, pero desde 2016, también cobra la factura de electricidad de los brasileños.

"La renegociación del Tratado de Itaipú debería centrarse en los precios del mercado a partir de 2023, no en la asignación", dijo Pedrosa. “Tenemos que poner fin a esta cultura de tarifas, que históricamente se ha traducido en distorsiones y pérdidas para Brasil. Itaipú es el último bastión de esta cultura ".

Con información de www.estadao.com.br

Temas relacionados

Comentarios