La pesadilla del retorno a la vieja normalidad

Ante un Gobierno reactivo, que no toma la delantera para erradicar los viejos vicios, no queda otra que apelar e incentivar la fuerza de vastos sectores de la sociedad que ya no quieren volver a esa vieja normalidad de la corrupción que empantana, segrega, mata, embrutece y empobrece.

 

 

Por Estela Ruiz Díaz.